Cuando falta amor, no hay valores al emprender
 

Cuando falta amor, no hay valores al emprender

Wed 29 de Apr de 2015
Comparte este contenido en

Si eres emprendedor o profesional de servicios procura que si vendes o “te vendes” que sea con valor.

 

Ponerle valor a cada tarea que realices es responsabilidad tuya como persona.

 

Soy fiel creyente en el Marketing con Valor (#MarketingconValor),  porque considero que plasmar cada uno de los valores que nos han inculcado desde pequeños, es necesario para hacer crecer  una sociedad en valores.

 

¿Has notado que hay una carencia de valores en las empresas y en algunas personas?

 

Esta pregunta abrió el debate hace unos días en mi Facebook. Creo que la falta de valores viene de la mano de una carencia entre otras cosas de AMOR.

 

  • Cuando falta amor, no te valoras como persona

Ten cuidado como te hablas, como te ves a ti mismo, porque con el tiempo se transforma en tu propia realidad. Quererte incondicionalmente, es decir tanto si haces las cosas bien, como si un día te salen mal y te equivocas forma parte de SER.

 

Por otro lado, no exageres tus cualidades y talentos, porque puedes volverte egoísta  y arrogante. Aumentarás tu amor propio, tras una falsa careta de inseguridad.

 

Es posible cambiar tus pensamientos y comenzar a valorarte. Siempre consulta a tu corazón, él te dirá como actuar en cada momento.

 

  • Cuando falta amor, no te pones en primer lugar

Como emprendedor o profesional que eres,  tu negocio se basa en tu sueño y tu cordura.  Asegúrate que te estás dando valor poniéndote en primer lugar.

Come bien, duerme bien, haz ejercicio. Recuerda que esto es fundamental para pensar, crear y hacer.

 

 

  • Cuando falta amor, no le das valor (ni se lo dan) a tu trabajo

Si no te amas como persona, estoy segura que no le darás valor a tu profesión. 

 

Te dará igual recibir un “maltrato” de tu jefe inmediato permaneciendo en ese puesto de trabajo que no te satisface, sin arriesgarte a hacer lo que te gusta o realizar ese emprendimiento que llevas años queriendo llevar a cabo.

 

Permitirás palabras que no mereces de tus clientes con tal de que no te abandonen y te sigan contratando o comprando.

 

Solo cuando empiezas a amarte, comienzas a establecer relaciones de respeto, donde prima el servir al otro desde el conocimiento y la seguridad de ofrecerle lo mejor de tu persona en forma de servicios.

 

 

  • Cuando falta amor, no ponemos valor a nuestros servicios.

Cuando no te valoras, no sabes ponerle valor económico a tus productos y/o servicios.

 

Por este motivo, muchos emprendedores ofrecen sus servicios a precios muy bajos o aceptan colaboraciones gratis que no convienen a su negocio porque no saben dar un no por respuesta.

 

 

  • Cuando falta amor, somos emprendedores sin pasión

Al no amar el trabajo que realizan, algunos emprendedores o profesionales de servicios, no pueden como personas, ni como empresarios entregar valor en forma de servicios o productos a sus clientes potenciales ni a sus actuales clientes.

 

Trabajar con corazón es poner pasión en crear, en hacer. Es darlo todo para cumplir plazos, formas y entregas.

 

Errores que todo emprendedor debe evitar

 

 

  • Cuando falta amor, sobra miedo

Algunos emprendedores luchan a diario con el temor de que si no están trabajando las 24 horas, su negocio va a fallar.

Sin embargo, dejar ir al miedo, no solo te permite vivir, sino convertirte en más productivo. Siendo más productivo, harás lo mismo en menos horas.

 

  • Cuando falta amor, faltan límites

Cuando no te valoras, no puedes poner límites. Entonces pasa que te pillan las 11 de la noche queriendo responder ese email, donde te piden un presupuesto y que se te va la vida en ello por querer contestarlo ya.

Establecer horas de trabajo como emprendedor es valorarte, no puedes estar disponible a todas horas. Decir NO es valorarte. Cuando aprendas a decir no, tus SI tendrán más valor.

 

  • Cuando falta amor, sobran excusas

¿No te ha pasado estar en una reunión o en una comida con amigos y que no puedes apartar el móvil de tu vista?

Nuestros teléfonos móviles son una extensión de nuestra mano, y parte de nuestro trabajo y vida cotidiana, pero darle valor a quien tienes enfrente es hacerlo sentir único en ese momento. Si hay amor en lo que haces, no hay excusas.

Simplemente apaga tu móvil y disfruta de la compañía, pon atención plena a la reunión, saldrás fortalecido y tu cliente lo agradecerá porque has estado presente en la misma.

 

  • Cuando falta amor, solo existe desinterés

 

Cuando amas la vida, tu trabajo y a ti mismo, te dan ganas de hacer. Todos sabemos que hacer es mejor que decir.

Haciendo es la única forma que tenemos de aprender, por lo que programa tiempo lejos del ordenador para hacer aquello que vienes postergando y que te completa como persona o profesional.

Lee un libro relacionado con tu profesión a la semana, o practica meditación, sal a correr, aprende a hacer algo que te haga sentir pleno.

Una vez te sientas bien contigo, verás que harás mejor tu trabajo y depositarás valor en él.

Hace tiempo, en otro blog escribí un post relacionado con los valores que se practican en las redes sociales. Puedes leer lo aquí 

 

Y tú ¿pones amor en lo que haces? ¿Valoras tu trabajo? ¿Qué valores practicas en redes sociales y fuera de ellas?

 

 

 

 

 

 

 




Enviando este formulario acepto la Política de Privacidad y Protección de Datos, así como acredito que los datos aportados son reales.





Posts Anteriores
Comparte este contenido en
Este sitio web usa cookies operativas propias que tienen una pura finalidad funcional y cookies de terceros que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Si continúa navegando, consideramos que aceptas su uso.